M. López Huerta: “Queremos producir un tercio de los novillos que se consumen en Mendoza”

Compartimos la nota publicada por el Suplemento Fincas el sábado 25 de enero del corriente año por la periodista Bárbara Del Pópolo.

El volumen de carne bovina en Mendoza va en crecimiento, pero la falta de lluvias podría frenar el ritmo de mejora.

Un informe elaborado por el Cluster Ganadero de Mendoza destaca que la cantidad de kilos producidos en la provincia pasó de 15 millones a más de 30 millones en 14 años. Hacia el futuro esperan llegar a abastecer el 30% de lo que se consume en la provincia.

La entidad es un organismo mixto que se creó en 2012, y está integrado por entidades gubernamentales, entidades intermedias e instituciones técnicas vinculadas a la actividad ganadera en todo el territorio mendocino. Su coordinador, Mauricio López Huerta habló al respecto con Los Andes.

-¿Cómo se encuentra el sector?

-En forma general, el sector se viene desarrollando y creciendo rápido, por políticas ganaderas. Se han hecho obras de acueductos y electrificación rural. Aunque queda mucho por hacer, viene creciendo de forma constante.

Este momento en particular es complicado por la sequía que atraviesa la provincia. Los campos están al límite, muy afectados por la seca. Es un problema coyuntural, del momento, pero desde la dirección del cluster estamos recomendando a los productores que tienen menos pasto que saquen parte de sus animales, que bajen la capacidad de carga y dejen los terneros justos y necesarios.

Cada campo tiene una carga equivalente a los animales que pueden contener y depende de su ubicación e infraestructura. Si bien la falta de pasturas se puede suplir con forraje, es un costo extra difícil de cubrir por más de 15 días, sin superar el valor de la hacienda.

-¿Cómo se resuelve ese problema, además de los que puede generar la propia naturaleza?

– En la provincia tenemos dos tipos de ganadería, la de secano, que contiene a más del 90% del total (campos de monte), y el sistema bajo riego, o fincas irrigadas. Para estos últimos es muy importante la infraestructura, como los acueductos y el desarrollo de caminos y comunicaciones.

La falta de agua genera problemas y, si bien ha estado lloviendo en estos últimos días, arrastramos grandes dificultades porque “no llueve pasto”, y hay que esperar que se genere.

Por eso, presentamos proyectos al Ministerio de Economía para hacer obras de acueducto, alambrados y corrales. Ellos hacen la inversión y cuando terminan nosotros la auditamos y se devuelve el 40% del dinero (el máximo es de U$S 15.000 dólares por productor).

-¿En un futuro la provincia podría autoabastecerse?

-Es un objetivo muy a largo plazo, porque hoy producimos el 11% de lo que consumimos, llegamos a 150.000 terneros y aproximadamente estamos engordando hasta 100 kg, lo que históricamente se ha producido en Mendoza. Con sistemas bajo riego sobre pasturas, y con granos, un novillo puede llegar a 400 kg de gordo, que es lo que va a frigorífico.

En Mendoza solo 50.000 cabezas del total están llevándose a esos niveles y, para tener una idea, consumimos 450.000 novillos en todo el año. La visión es llegar a ser proveedores del 30% de lo que consumimos, que sería equivalente a recriar a los 150.000 novillos.

Es un objetivo ambicioso, pero vamos a llegar. En el año 2005 producíamos 5.000 gordos y hoy ya son más de 50.000.

-¿Qué se requiere para darle mayor impulso a la actividad ganadera en la provincia?

-La actividad está alcanzada por la ley 7.074 que es la que subsidia a todos los productores que hacemos engorde, y que tiene como objetivo aumentar la superficie destinada a la ganadería bajo riego (se busca alcanzar el 40% de autoabastecimiento).

El productor obtiene un 10% del precio del kg de carne en pie por kilo producido en área bajo riego. Cada vez que ingresan un animal a Hacienda lo informa y cuando lo retiran se informa lo producido, es decir que si tenían un ternero de 100 kg y por la recría alcanzó los 400 kg, la ganancia es por 300 kg. Eso ha sido muy beneficioso, gracias a ese sistema se aumentó más del 100% la producción entre 2005 y la fecha.

-¿Quién define los precios del sector?

-Dependemos del Mercado de Liniers en Buenos Aires. Todos los días hay remate y de ahí sale el índice del novillo sobre el que trabajamos, después puede variar un poco dependiendo de la oferta y la demanda.

En Mendoza, al tener un clima seco, tenemos costos más altos, y muchos de los insumos que requerimos tenemos que traerlos de otras provincias, como el maíz o la soja. Los altos costos que se generan por el transporte hicieron que fuera necesario el subsidio, para equiparar y ser tan competitivos como los productores que engordan en otras partes del país (ley 7.074).

Hoy el precio en el Mercado de Liniers está a $84 por kilo más IVA. Al productor, ese kilo, le puede costar $60 un año (gana) y $100 otro (pierde). Estamos sujetos a muchas variables que no podemos manejar, muchos insumos son commodities y tienen precios internacionales.

La última medida del dólar perjudicó al sector de forma indirecta. Muchas vitaminas y minerales son traídos desde el exterior y los importadores nos trasladan el 30% que pagan sobre la cotización oficial.

Aun no hay reviews

Responder