La seca sigue pegando fuerte sobre el rodeo bovino de cría en el secano de Mendoza

Compartimos la nota realizada por Oscar González de la Revista Campo Andino en su página de Facebook. 

A la caída interanual del stock y la venta de vientres y de terneros de destete más livianos, se suma la proyección de una zafra 2021 menguada por la caída de las preñeces, que ya se vislumbra a partir de los resultados de los tactos realizados hasta el momento.

El panorama quedó expuesto durante el Foro Ganadero de Zonas Áridas y Semiáridas que, convocado por la Coordinación de Extensión y Cambio Rural del INTA, se realizó durante la tarde de ayer a través de plataformas virtuales.

Los datos sobre el impacto de la prolongada escasez de lluvias en el secano mendocino, surgieron durante la exposición (y posterior intercambio con la audiencia) del Dr. Med. Vet. Mauricio López Huerta, coordinador del Cluster Ganadero de Mendoza.

IMPACTO EN ÍNDICES PRODUCTIVOS
Tras caracterizar la ganadería bovina de Mendoza, respaldando su intervención con información muy detallada sobre el sector, López Huerta apuntó que “hay un correlato entre precipitaciones, stock bovino y producción de terneros”; y si bien admitió que “no es el único factor que incide” sobre la productividad del rodeo de cría, aseguró que “es fuertemente condicionante” y que “donde primero impacta es en los índices productivos”.

Así, el efecto arrastre de las escasas e inoportunas lluvias de 2019 y de años previos (los registros vienen cayendo desde 2016), ya se reflejó en una merma en el stock bovino de la provincia. En ese sentido, el coordinador del Cluster adelantó (sobre datos de vacunación de la última semana de mayo, procesados por la Fundación COPROSAMEN, responsable del operativo sanitario) que van “90.000 cabezas menos” en la Campaña 2020 que en la 2019; y que, aunque quedan animales por vacunar, el número no es relevante, por lo que no alcanzará a torcer la tendencia.

MENOS LLUVIA, MENOS TERNEROS
Ese retroceso es atribuible, de manera casi excluyente, al impacto que tuvo la sequía sobre la disponibilidad de pasto y, consecuentemente, sobre el estado corporal de las vacas para tomar celo y preñarse…o para llevar adelante la preñez en condiciones aceptables.

De hecho, el productor mendocino (en general) ha estado vendiendo los terneros de esta zafra con hasta 30 kilos menos que los de años anteriores. Al mismo tiempo, muchos de ellos han estado desprendiéndose de al menos una parte de los vientres de sus planteles.

Por otra parte, López Huerta anticipó que, de los primeros sondeos realizados, surge que los tactos están dando bajos porcentajes de preñez esta campaña, de manera que “el índice de destete va a bajar también el año próximo”.

BUENA NOTICIA, HAY HERRAMIENTAS
Pese al escenario de coyuntura poco alentador para la ganadería del árido mendocino, el responsable ejecutivo del Cluster Ganadero recordó que la variabilidad climática “es repetitiva, (y tenemos que aprender a convivir con ella), y para hacerle frente hay herramientas que debemos empezar a usar”.

Aunque subrayó que “hay muchas otras”, prefirió centrarse en dos o tres que, según su criterio, son estratégicas para llevar adelante el negocio ganadero.
Por un lado, “recurrir a la información disponible, ya sea la institucional o la que generan los propios productores”.
Por otro, prestar especial atención al “manejo del campo”. La carga animal y el manejo del pastizal, para un pastoreo más eficiente, al margen de otras estrategias vinculadas con el manejo del rodeo en sí.

Finalmente, la integración del secano con el oasis, “dónde venimos logrando excelentes pasturas”, puntualizó.
Sobre este particular, López Huerta reveló que “se han habilitado muchos RENSPA en el oasis irrigado”. Lo ha gestionado “inclusive gente que hace cría en otras provincias”, por lo que se están poniendo en valor tierras bajo riego para la producción forrajera.

El coordinador del Cluster Ganadero de Mendoza enfatizó que esto constituye un avance hacia el objetivo planteado como visión estratégica de la Institución, de contribuir a que Mendoza llegue a producir el 30% de la carne que consume.

UN PANEL CALIFICADO
López Huerta compartió el panel con el Dr. Ing. Agr. Aníbal Pordomingo, coordinador del Programa Nacional de Producción Animal del INTA (y referente en esta materia de la EEA Anguil, La Pampa); y con el Dr. Daniel Urcía, presidente de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (FIFRA) y director del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), cuyas exposiciones aportaron contenidos (de particular interés también) que abordaremos en próximas publicaciones.

El INTA, en su condición de anfitrión, estuvo representado por los coordinadores nacional y regional de Cambio Rural (la unidad que promovió y convocó este encuentro virtual), y por los directores regionales del Centro-Oeste de Argentina, cuya presencia y aportes conceptuales constituyen una clara señal del interés por avanzar, como estrategia institucional, en la interacción interregional.

VISIÓN ESTRATÉGICA REGIONAL
De hecho, el director del Centro Regional Mendoza-San Juan del INTA, Dr. Ing. Agr.
Claudio Galmarini, puso énfasis en la importancia de integrar regiones del INTA para encarar acciones puntuales de investigación y extensión, como se viene dando -en este caso- en materia ganadera.

En otro orden, y abriendo el abanico de intereses del territorio productivo, recomendó avanzar en estrategias similares de interacción dirigidas a atender la demanda del sector de la producción caprina de la región (la temática del Foro, cabe aclarar, se había focalizado en asuntos vinculados con el sector ganadero bovino).

Desde otro plano, y aportando una visión más amplia para comprender los grandes desafíos socio-productivos de la región, Claudio Galmarini recomendó aplicar estrategias que favorezcan el uso racional del agua y, en paralelo, propender a la incorporación de recursos tecnológicos para acceder a fuentes de energía alternativas, como la fotovoltaica, para el manejo del recurso hídrico aplicado a los sistemas productivos.

A su turno, el director del Centro Regional La Pampa-San Luis del INTA, Dr. Med. Vet. Ricardo Sager, destacó el “enorme potencial de la zona árida y semiárida” para la producción ganadera; “lo que, al mismo tiempo, nos pone ante un gran desafío”.

Destacó en ese sentido las “grandes posibilidades de desarrollo” de la región en esta materia, y puso énfasis en el caso de Mendoza, que “está a un paso del Pacífico”, pensando en el avance, a largo plazo, sobre mercados potencialmente demandantes de carne producida en la zona y procesada en mataderos-frigoríficos regionales, sin desatender la provisión de los cortes requeridos por el consumo local.

Les dejamos el link de la nota: Revista Campo Andino

Aun no hay reviews

Responder